Perú: Machiguengas

Un pueblo peligra tras el bosque. Los últimos sucesos vividos en los territorios inmemoriales de la etnia amazónica, en relación a las consecuencias que tiene en ellos la explotación del gas de Camisea, motivan la siguiente evocación histórica sobre este importante grupo humano de la selva del Cusco.

Diario El Comercio, 20 de marzo 2006.- Llama la atención que durante los últimos años nuestros principales pueblos indígenas hayan hecho noticia más por desgraciados sucesos, que por algún logro a destacar en su precario camino hacia el desarrollo social. El caso más largo y doloroso ha sido el del pueblo asháninka, víctima de los más terribles desvaríos senderistas. Igualmente incomprensibles fueron los sucesos vividos en las comunidades aguarunas (o awajún como se llaman ellos), el año 2002, cuando sus nativos repelieron violentamente a foráneos invasores de sus tierras. Las pérdidas humanas fueron numerosas, aunque más extraña fue la reacción oficial que, luego de los episodios, dejó en el olvido, nuevamente, a la región.

Referencia (URL): 
http://servindi.org/actualidad/opinion/476