Crónicas ambientales, Loreto: ¿Hacia cuál futuro?

Gonzalo Tello

Estas líneas buscan realizar una evaluación rápida de la realidad evolutiva en Loreto y también aportar algunas sugerencias de acciones en busca de corregir los entuertos en nuestra ruta hacia el futuro; insistentemente, proactivamente, sin mala leche, amparado por años de andar la trocha…

En algún artículo escribí hace tiempo que el otorongo es una bestia, y que así como cada animal de nuestra querida tierra amazónica es una bestia más, el Homo sapiens, un primate dizque evolucionado e inteligente, es dos bestias, porque es el único animal de entre toda la fauna que tropieza dos veces en el mismo palo , y también por ser el único animal político que mediante el uso de un verbo impregnado por la codicia, la soberbia y la mentira, es capaz hasta de destruir su ambiente y llevar a la extinción a su propia especie, como lo está haciendo actualmente través de manejo deficiente del ambiente e incluso matar a su propia madre en casos extremos.

 

Los resultados del accionar de la doble bestia son palpables por donde se centre la atención, especialmente en nuestra región Loreto.

Es como si satán se hubiese entronizando en el colectivo de la patria verde para llevarla a la ignominia. Y huele a azufre por todos sitios aunque, la mayoría inconsciente crea que huele a perfume de flor de quillosisa.

Porque, teniendo en cuenta la cantidad y calidad de recursos naturales renovables y no renovables, de paisajes y riqueza cultural, y la conectividad que posee la parte de la cuenca Amazonica que nos pertenece, es frustrante y denigrante que al acercarnos al bicentenario de la independencia del Perú, metafóricamente seamos al presente como una gran jaula de madera llena de loros, y estemos objetivamente catalogados como la región menos desarrollada del Perú. Ah, pero eso sí, Loreto es un lugar donde la gente goza de lo lindo y el estrés es aparentemente diluido a golpe de baile, polladas y harto shereteo. El hiper parabolismo a la quinta potencia, donde el futuro del colectivo es etéreo, bosquejado por los políticos y “líderes” que gobiernan para sus bolsillos...

Al menos, ello es lo que se ve de fuera, pero no lo que subyace bajo la piel del monte y entre el cemento de nuestras sacha – urbes y, finalmente, en lo hondo de nuestros corazones.

La mayoría dice que las cosas no están tan mal como antes, acordándose de las colas, o las bombas de sendero, aparentemente ignorantes o indiferentes a una realidad actual que eriza los pelos a unos cuentos, con grandes problemas irresueltos del entorno, de los que nos atrevemos a sugerir el siguiente listado::

1. Gran cantidad de políticos y autoridades corruptas a nivel nacional, regional y local, apoyados por muchos - desgraciadamente demasiados - jueces y fiscales que hacen que la justicia y la verdad de los casos se escape por la rejilla del lavadero de la impunidad, donde quedan atajados los billetes. La hecatombe del actual gobierno lobista con los destapes de Chinchero, Pura Vida, Talara, Oldebrecht, sin mencionar los casos de los expresidentes en picota, son emblemáticos. Pobre Perú…

En el artículo “ El Perú ha muerto…¡viva el Perú! de Crónicas Ambientales del 13 de Febrero 2017 escribí que el caso de la adenda del proyecto de aeropuerto de Chinchero era la cereza que coronaba la torta histórica de la corrupción, pero quedamos cortos. Ahora, con la reciente visión de PPK exponiendo y defendiendo lo indefendible ante el País con capa y espada en pizarras llenas de cifras, de la salida vergonzante del ministro Vizcarra al haber fracasado como lobista de Kunturhuasi, la estúpida, increíble e inaceptable performance del Thorne ministro de economía (a propósito con minúsculas, oiga) frente al contralor de la Republica, el comentario del presidente como para reponer un ministro fusible y su posterior salida para defender con todo al infractor me ha hecho pensar seriamente que el presidente ya está chocheando o que es un incompetente moral, y que el caballero ya debe dejar el puesto a alguien cabal, por supuesto no a Vizcarra ni a la segunda vicepresidenta. El Chapulín colorado asoma su cara desde atrás de la puerta de la patria convertida en opereta…

2. El ambiente en la cuencas hídricas de Loreto está siendo alterado continua, ininterrumpida e impunemente por contaminación de las aguas con metales pesados, mercurio, cadmio e iones cloro fenoles, provenientes de la minería aurífera y de las explotaciones petroleras, que están haciendo que los niveles de estas sustancias en el agua de los ríos y en los cuerpos de los pobladores ribereños (sangre, vísceras y cabello), que viven aguas abajo de las distintas explotaciones se hallen en la mayoría de casos mucho más allá de lo máximo permisible, matando lentamente o destruyendo vidas.

3. También el ambiente en la cuencas hídricas está siendo alterado continua, ininterrumpida e impunemente por contaminación de las aguas con residuos de agro tóxicos usados en monocultivos industriales de palma africana, cacao y otros, o químicos provenientes de los relaves de las pozas de maceración de coca que también contaminan las cuencas, pero en este caso promoviendo en el largo plazo brutales cambios en las migraciones de peces hacia las cabeceras - como es el caso de los ríos Apurimac y Ene - lo que hace que el pescado esté casi ausente en la mesa de los ribereños, cuya carencia en el consumo a su vez produce inseguridad alimentaria con desnutrición proteica infantil, lo que induce una masa juvenil ribereña con severas e irreversibles limitaciones mentales cuyos indicadores finales están a la vista: deficiente comprensión lectora y pobre razonamiento matemático, es decir, creando generaciones de limitados mentales, “opas”, con quienes no se podrá construir un futuro digno.

4. Además de lo anterior, las pesquerías artesanales y de subsistencia de la cuencas Amazónicas de Loreto han estado perdiendo sostenibilidad desde hace muchos años por una serie de factores, lo que ha hecho que, al presente, en todos los mercados minoristas de venta de pescado, a excepción quizá de los del Datem del Marañon y el Estrecho (Putumayo), en promedio el 65% del pescado de la oferta al estado fresco tiene tamaños inferiores a las de sus tallas legales o de mínimo promedio de reproducción, lo que podría indicar que stocks de peces están siendo seriamente afectados; estos stocks, en caso de un eventual e indeseable colapso, perderían su capacidad de perpetuación y los rendimientos máximos de captura sostenible disminuirían dramáticamente, generándose inseguridad alimentaria proteica en un estrato poblacional (alrededor del 70% de los loretanos) que históricamente ha estado acostumbrado a consumir abundante pescado.

Todo ello debido, por un lado, a la falta de orden y compromiso en la gestión institucional, que debió ser altamente técnica pero que devino en cuasi política por la dependencia de las acciones del sector del organigrama del GOREL (la Dirección de Pesquería depende administrativamente hasta hoy de una gerencia de producción y ambiente).

Por otro lado, y relacionado con lo anterior, la flota pesquera de 85 embarcaciones grandes con bodegas isotérmicas en la década del 80 fue desapareciendo debido a que estos pescadores, codiciosos e inescrupulosos, abusaron con pesca indiscriminada y depredadora en espejos de agua comunitarios de casi todas las cuencas, por lo que el acceso a esas zonas de pesca les fue cerrado por las poblaciones afectadas, por lo que, al presente, esta flota ha quedado reducida a 5 unidades medianas.

En este proceso, los habitantes ribereños vecinos a áreas de pesca, quienes además de agricultores también eran pequeños pescadores artesanales y de subsistencia, se empoderaron de sus áreas de captura, compraron masivamente redes, se volvieron beneficiarios de muchos créditos para equipamiento, y consiguieron cajones refrigerados con los que hasta hoy trabajan la pesca para abastecer ciudades como Iquitos, Yurimaguas, Pucallpa, miles de ellos; y debido a la falta de control en la extracción, acopio y comercialización, han depredado el recurso pesquero, cuyos stocks , según mi opinión, corren riesgo de colapsar. Si ello llegara a ocurrir, se produciría una catástrofe alimentaria sin precedentes pues, como se mencionó y vale recalcarlo, alrededor del 80% del abastecimiento de la alimentación proteica los pobladores selváticos depende del pescado…

Para coronar con una cereza amarga a la metafórica torta peluda descrita anteriormente, ahora uno va a cualquier lugar de desembarque de pescado en las ciudades ribereñas de Loreto, y puede observar que la mayoría de pescadores manejan “peque – peques” de 5 HP y usan teléfonos celulares de última generación y muchos de ellos tienen otra mujer.

Habiendo conversado en los dos años pasados con numerosos pescadores, éstos refieren que ese rápido acceso a los mercados de bienes de consumo se debe a un incremento notable de sus ingresos por venta de pescado, a la cual destinan muchas veces incluso parte de la cantidad que acostumbraban a reservar para el consumo de su familia cuando eran pescadores de subsistencia netos. Es decir, presuntamente, ahora las familias de pescadores consumen menos proteínas de origen hidrobiológico que antes. Por ello, no es raro que los niveles de razonamiento matemático y comprensión lectora en áreas donde antes el nivel de consumo per cápita de pescado era cercano a los 100 kg de persona por año, sean muy bajos, como lo son las cuencas medias del Ucayali y Marañon

5. Existe una muy pobre consciencia ambiental, probablemente debida a que la grandiosidad de la Amazonía fija un falso preconcepto de “invulnerabilidad” del ambiente en el subconsciente de los pobladores, y también al hecho que no existe una verdadera política de Estado dirigida a fomentar una dinámica educación ambiental, con capacitación rigurosa en aspectos de adaptación a los cambios climáticos. Y claro, a consecuencia de lo anterior, tampoco existe una política eco-regional para la preservación del ambiente ni para la adaptación al cambio climático ni una consciencia eco-regional en la mente de la mayoría de los funcionarios responsables del ambiente amazónico. Esto ha sido evidente en la elaboración de las estrategias y planes de cada región de la Amazonía respecto a la adaptación al cambio climático: por mandato de la Ley de Regionalización cada departamento elaboró su “plan regional” exclusivamente considerando su sección de cuenca y sin efectuar coordinaciones estrictas con las demás regiones, sin considerar una visión integral de la cuenca, sin integrarse ni adecuarse al Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático generado por el MINAM. No hace mucho se ha creado la Autoridad Nacional del Agua que tiene que ver con el manejo integral de la cuenca alta de la Amazonía de cabecera, la nuestra, de importancia crucial para todo el sistema hídrico. Como estoy bastante lejos me preocupo ¿se estarán haciendo la debidas coordinaciones intra e inter eco-regionales?. Si ello no fuera así, Dios nos coja confesados cuando llegue la guadaña climática.

Y para colmo de panorama complicado, contaminado mentalmente con conexiones neuronales preocupantes, Donald Trump ha retirado a EEUU, país responsable del 30% de la contaminación con gases de efecto invernadero del planeta Tierra, de la mesa internacional de trabajo sobre cambio climático, con lo cual que queda confirmado que estamos solos frente a la gestión para la adaptación al cambio climático.

Y no debemos olvidar que Perú, junto con Honduras y Bangladesh, conformamos el trio de países más vulnerables al cambio climático del planeta. Vayan tomando nota, paisanos…

6. Son tantos y tan grandes los problemas que aquejan a nuestra tierra que habrá que ir bosquejándolos y aportando algunas ideas a lo largo de los artículos siguientes de la columna, los que tocarán temas como la vil prostitución infantil, que está promoviendo bajo cuerdas que muchos loretanos del futuro serán problemas sociales andantes, posiblemente amorales y con traumas generados por la triste vida de sus madres, muchas de ellas impelidas a prostituirse por sus propios progenitores; o el plan eco-regional de inversiones para el desarrollo sostenible, dentro del cual Loreto cumpliría una misión crucial; qué hacer con la contaminación continua, ininterrumpida de nuestra cuenca amazónica con los residuos de las ciudades; cuál debería ser el verdadero rol de los pueblos indígenas; productos nutracéuticos de nuestra Amazonía o la magia del verde: el palillo o guisador, el limón chino, el camu camu, la sachapapa morada; el yoco; la guanábana; el uso de dirigibles para el transporte de carga y pasajeros del futuro; y otros.

En general, se puede afirmar que nos falta voluntad y decisión para salir del atolladero histórico en el que nos hallamos metidos por incompetencia y corrupción de nuestros llamados “líderes” y por la falta de criterio para elegirlos por parte del colectivo, ya no digo de izquierda o de derecha, sino por aquellos que son condicionados a dar su voto por una prebenda o promesas falsa de los politicoides corruptos que nos han venido gobernando año a año como si hubiésemos sido una manada de pelotudos, con sus mentes fijas en el beneficio propio y no en el auténtico bien común.

El 24 de Junio, se celebra el día de la Amazonía en Perú, por lo que hago votos para que la crisis por la que está pasando la Patria cuando menos nos haga tomar consciencia de lo verdaderamente importante para la construcción de un futuro digno. ¡Sí podemos!. Sólo se necesita poner orden y verdad en la gestión del bien común.


Consultor PTAD FAO ’79 en pesquerías, desarrollo rural sostenible, Servidor y facilitador del bien común. gonzalo_tello@yahoo.com