VICTOR MOREY y el arte peruano

×

Mensaje de error

  • Notice: Trying to get property of non-object en node_page_title() (línea 2200 de /home/amazoniaorg/public_html/modules/node/node.module).
  • Notice: Trying to get property of non-object en node_page_title() (línea 2200 de /home/amazoniaorg/public_html/modules/node/node.module).
  • Notice: Trying to get property of non-object en node_page_title() (línea 2200 de /home/amazoniaorg/public_html/modules/node/node.module).
  • Notice: Trying to get property of non-object en node_page_title() (línea 2200 de /home/amazoniaorg/public_html/modules/node/node.module).
Autor: 
José Morey

En su viaje para exponer en Buenos Aires, la prensa bonaerense escribía sobre la obra pictórica de Víctor Morey y también destacaba su talento como dibujante. El 10 de noviembre de 1923 inaugura en el salón Chandler su exposi ción de cuadros sobre motivos quichuas y aimaras. Es la antigua civilización del imperio incaico fuente de inspiración para su imaginación creadora. En la vein- tena de cuadros que presenta, desarrolla la documentación rica en color, sim bolismo y monumentalidad que evoca su grandeza. Morey es consciente de las leyes raciales. El imperio muestra una fisonomía de la extraordinaria fuerza de su raza. Como artista no puede desatender esta característica facial es por eso que sus figuras buscan expresar esta forma que la hace única y representativa entre las diferentes razas que poblaron el continente.

“...Morey ha retrocedido en su arte a la era precolombina y por intuición artística, intuición revelada por la sangre indígena que corre por sus venas, vale decir, por temperamento del alma quichua, cuyo intérprete es, reviste a sus tipos con el carácter de esa época en la que la civilización quichua se hallaba en su apogeo, con sus ritos, su arte, su moral, sus manifestaciones más elevadas...” (revista Mundial).

Tesoro Inca. El Sol, dios inca en épocas pasadas, padre de la vida en todas.

La Danza de la Honda La Kolla

La documentación en recortes periodísticos de su recorrer el Perú llevando su talento artístico a las provincias del interior, data de 1920. Nacido en Yurimaguas en 1900, un 05 de agosto, hijo de Don Adolfo Morey Arias y Doña Estefita Peña de Morey, inicia sus traslados y cultura a las ciudades de Pisco e Ica, con trabajos al óleo, acuarela y témperas. Este mismo año, en diciembre, se traslada a Trujillo, a participar de una tripersonal, exposición pictórica con otros dos jóvenes artistas: Emilio Goyburu y Quispez Asin.

En abril de 1921 viaja a Cuba. Su talento innato del dibujo, su juventud aventurera, sonrisa en labios, amable y conversador, lo ubican como humorista gráfico, expresando una percepción y aprecio por los rasgos faciales de sus ocasionales modelos entrevistados, que luego serán obras interpretadas con dibujos de síntesis lineal, normalmente conocida como caricaturas.

Víctor Morey, artista autodidacta, en una entrevista realizada años después, diría: “...participo de la idea que para desdibujar es preciso ser un magnífico dibujante, de esto nos hablan las obras de Picasso y Dalí...” Esta aseveración la hace consciente de la evolución de Picasso primero, recordándonos que en sus inicios, el artista europeo, dibujaba y pintaba con extraordinaria técnica realista, para luego descomponer las formas naturales con geometrismo y posteriormente el cubismo. Salvador Dalí, también desarrolló una técnica realista, hiper rea lista, si se quiere, para luego entregarnos a través del surrealismo, distorsiones de la naturaleza y objetos varios. Véanse los híbridos zoomorfos de su obra, entre otras.

El periodista Gómez Navarro, redactor de la “Actualidad Artistica” de la Habana comenta: “...Hemos re- cibido la visita de un gran dibujante peruano: Victor Morey. El arte de señor Morey es original y sincero, humo- rístico y primoroso... viene a laborar en cuba y le auguramos aquí, despues de haber contemplado varias obras suyas, el más grande triunfo...”

La Habana, exposición de caricaturas de personajes de la sociedad cubana: empresarios, diplomáticos, escritores, entre otros, en el lápiz de Victor Morey. Lo rasgos faciales, en este caso de hombres adultos, refleja la incontrastable variedad de individualidad entre seres humanos.

A su retorno al Perú en enero de 1922 expone en Are- quipa y luego en octubre de ese mismo año, la casa Brandes de la calle Espaderos expone sus pinturas. Por esos días participa en un concurso de afiches en el hotel Bolivar de la plaza San Martin, donde sus temas con motivos incaicos, titulados “chasqui” y Titicaca” resultan ganadores.

Al año siguiente y antes de partir a Buenos aires, expone en Lo- reto. Es 30 de julio de 1923 y la Municipalidad de Maynas inaugura una galería de pintura con motivo de su muestra. Este es otro de los acontecimientos que años más tarde lo llevaría a seña- lar su lugar de residencia en la ciudad de Iquitos. En su corta estadía es invitado a realizar conferencias sobre diversos temas sociales y políticos.

En 1924 expone nuevamente en Lima, con una muestra titulada “El arte nacionalista de Victor Morey” en el salón de invierno del hotel Bolívar. Recibe la critica limeña a través de la revista Variedades, que des taca el desconcierto por la reciedumbre de su obra, inquietud espiritual y de extraordinarias concepciones artísticas, revelando a uno de los mejores artistas jóvenes.

Es importante resaltar el trabajo sobre rostros que le apasiona realizar, ya sean estos hechos con líneas detalladas o simplemente trazos ágiles y espontáneos. En esta oportunidad, personalidades de la sociedad de Trujillo que representan banqueros, políticos, hacendados, rentistas, intelectuales, de la ciudad norteña, son objetivos a interpretar. Todos coinciden que los apuntes no buscan lo grotesco, al contrario los rasgos resaltantes son tratados peculiarmente. a través de la sín- tesis lineal, busca alcanzar el canon estético, esencial para esta fase del humorismo: la caricatura.

“...El lápiz seguro y firme de Víctor Morey trae hasta la capital de la república las fisonomías de los más encumbrados personajes de otros centros de cultura, como testimonio de que Lima no es acaparadora de los talentos y energías de la raza y de que ellos se produ- cen en todas las zonas en que se halla dividido el territorio nacional...” (comentario de opinion de la prensa limeña).

Continuando con la temática humorística, en el verano de 1931, realiza una exposición de 86 caricaturas en la academia nacional de Música Alcedo.

Entre los personajes conocidos podemos citar a: Pedro de Osma, Daniel Hernández, José Luis Bustamente y Rivero, Nicolás de Piérola, Humberto del Aguila, Rafael Larco Herrera, Percy Gibson, José Galvez, entre otros. La revista “La noche” publica en sus páginas casi todas las caricaturas, con el comentario de que estos constituyen inefable documento de nuestra vida social y política. Continua relatando “... dibujos traviesos, ingeniosos, irónicos, en los que el fino dibujante que es Victor Morey volcó la aguda intención de su inteligencia y la experta maestría de su dominio del dibujo...”

 

 

Fragmento del cuento “El Motelo”, el mismo que resalta el escritor Ciro alegría, en la pre- sentación del mismo.

“...El paisaje agreste y espléndido abría nuevamente sus brazos y la tierra, levemente calenta- da, tornaba a saturar el ambiente con su acre transpiración de vapores de yodo y barro. El juguetón y ligero airecillo matutino enroscaba los troncos milenarios en espirales y azules, moviendo los re- toños y la hojarasca en alocadas direcciones. Lianas y orquídeas; flexibles támishes, que en su anhelo de tocar la tierra, colgaban sus hiliformes brazos desde los encumbrados cedros; audaces enreda deras, que para mirar al sol, trepaban hasta la copa de los ceticos gigantes; palmeras de pijuayos, meciendo orgullosas sus frutos en apretados racimos; esbeltas capironas sonrosadas, macizos hua- capúes, sabrosos zapoteros, caimitos jugosos, todo, se apretaba en la manigua unciosa de leyenda y poesía...”

Monumento a Orellana

En otra de las facetas artísticas, esta vez en la arquitec- tura, realiza el diseño del monumento a Orellana.

Allá por inicios de 1942, en la edición del domingo 11 de enero, el diario “El comercio” publica una nota periodística donde se lee: “...El comité del IV centenario del rio amazonas ha designado muy acertadamente al distinguido artista loreta- no Victor Morey, para la ejecución del obelisco conmemorativo erigido en la desembocadura del rio Napo. La inauguración del monumento dio lugar para que se fundara el nuevo pueblo “Francisco de Orellana”.

El obelisco se ubica sobre terreno sólido y plano con una magnífica vista a los ríos napo y amazonas y su realización constituye un verdadero record; 22 días para construir la arquitectura y escultura en pleno corazón de la selva.

De 18 metros de altura y su desplazamiento por graderías de 20 metros de frente por 15 de fondo y sus simbólicos relieves, diseñados por Víctor Morey, en número de ocho, adornan la base, los mismos que representan diversos aspectos de nuestra Amazonía, tales como el caucho, el paiche, las maderas, el petróleo, el oro y la canoa, además de los que refieren a las “amazonas” y a orellana descubriendo el río.

En la parte superior está escrito en letras de bronce: Orellana, río amazonas y Pizarro. En la parte media aparecen los escudos de Castilla y León (Emblema español) y del Perú, además el yelmo, la cruz y la espada. Casi en la base se destaca la proa del bergantín, que condujera por primera vez, el espíritu de occidente por el río más caudaloso del mundo.

Víctor Morey, encargado de dirigir la obra, confía todo el trabajo de escultura al artista loretano Sr. Tito Pinedo Lazo. El contrato de la construcción recae en el Sr. Miguel Isern.

Una parte de su vida, más o menos 20 años que no cogió los pinceles pues sólo se dedicó a “...jalar el pito de la embarcaciones de la línea Morey...” como él jocosamente comentaba, se dedicó a la navegación fluvial.

Justamente desde el año 1942, reside de manera permanente en Iquitos, tiene nuevo empleo, viaja al mando de barcos de la firma Adolfo Morey e hijos, en viajes a Manaus en Brasil al inicio y luego una rutina de viajes hasta Pucallpa y Atalaya.

En estos viajes a Pucallpa toma contacto con innumerables poblados ribereños del Ucayali, de los cuales fué, por más de una década registrando gráficamente las imágenes de su gente, costumbre y paisaje.

Con este material formó un conjunto de obras pictóricas que años más tarde (1958) sorprendería a Lima con una muestra individual con temas de nuestra Amazonía.

Apuntes de la etnia campa. Se puede apreciar la intención de registrar rasgos fisonómicos, típico de ojos achinados. Esta es una característica común en nuestros poblados nativos amazónicos. Esta forma de ojos se puede apreciar en la belleza actual de mu- chas jóvenes que son producto de la unión de las razas, la que perdura, haciendo ver un tipo de mujer amazónica muy especial. Tam- bien es muy notorio en los varones, tanto del medio rural como de aquellos que pueblan nuestras ciudades, urbes avanzadas, ciudades en crecimiento como es el caso de Iquitos, Pucallpa, Yurimaguas y otros medianos en expansión como, Requena, Nauta, Tamshiyacu, Genaro Herrera, Pevas entre otras muchas.

Y es precisamente en esta característica de la fisonomía humana que Victor Morey gusta trabajar. Es su fuente de inspiración.

En febrero de 1957 inaugura una muestra de caricaturas en la ex Biblioteca Municipal de la plaza de ar- mas de Iquitos. La muestra consta de óleos de personajes de nuestra ciudad, del ámbito social, político y comer- cial. Entre las personalidades que exhibe se pueden citar a: Srta. Jesús Hoffman, Señores Salomón Joseph, Gral. Julio Luna Ferrecio, contralmirante Francisco Torres Matos, Jorge Giles, Carlos Babarczy, Roberto Power, José Levy, Joaquin Abensur, Anibal la Torre, Salomón Toblen entre otros.

Continuando con su vida artística, en 1958, el 19 de abril, exhibe óleos junto con su amigo Américo Pinasco, en una bipersonal con motivo de la XXX conferencia rotaria, en la Biblioteca Municipal.

A fines de año, en octubre, expone en el club Social Loreto, que se ubicaba en el paseo. Colón del centro de Lima

Esta muestra recoge su transitar por veinte años de navegar en la Amazonía.

El diario “El Comercio” en su edicion del 22 de octubre indica sobre esta muestra: “...El distinguido pin- tor y escritor peruano Victor Morey, abrirá mañana a horas 7:00 pm en el local del centro Social Loreto, una muestra pictórica compuesta de 34 creaciones plásticas. Con ocasión de esta exhibición nos ha sido grato entrevistar al pintor Morey. A nuestra primera pregunta sobre sus datos personales nos dijo:

“...He nacido en Iquitos. En el año 1920 me inicié en las actividades artísticas. Expuse en la fotografía del recordado don Luis Ugarte de la calle Mercaderes en compañía de los artistas Carlos Quispez Asin y Emilio Goyburu, actualmente profesores de la Escuela de Bellas Artes...”

Ec. ¿Cuál es su opinión sobre la pintura peruana? “...La tendencia actual de la pintura peruana dará frutos óptimos siempre y cuando no se aleje de los cánones de la estética formal. Creo además que la labor que realiza la Escuela de Bellas Artes es plau- sible y que el Estado debiera fomentar con estímulos de todo orden, sin olvidar, desde luego, el de carácter económico. Me he consagrado al arte con severa probidad y ardiente amor. He puesto mi espíritu y mi corazón para volver a pintar después de veinte años de obligado receso. y, declaro que he reflejado con paciencia afectiva, con flexible obstinación los seres más humildes que habitan nuestra floresta, en el círculo de una existencia primitiva experimentando emociones que traté de expresarlas fijando en la tela, rostros y paisajes, en un anhelo de crear una belleza nueva, una belleza al par augusta y doméstica, patética y familiar. Para realizar la obra tuve que viajar por los ríos de nuestra Amazonía, buscando núcleos nativos, donde las tribus de la selva peruana discurren su ignorada vida. Escuché a los campas, los chamas, a los yaguas y los aguarunas, tratando de desen- trañar sus costumbres y sus mitos. Y he oído, asombrado, adivinando su media lengua castellana, relatos y leyendas maravillosas, como aquella del origen del amazonas o de la yacu mama...”

Ec. ¿Los temas que prefiere? “...Etnografía forestal por sobre todas las cosas. Quiero dar a conocer los distintos y variados motivos artísticos que tenemos en la selva como fuente de una pintura netamente original, es decir, peruana. La Amazonía constituye de por sí un tema de palpitante actualidad en el mundo. Poner un hermoso ofi- cio, un bello arte al servicio del pensamiento es lo que yo pretendo. No importa la incomprensión del momento, no importa el desdén de los positivistas que sólo acogen y cotizan los productos extraídos de la selva. Es preciso afirmar, en aras de la cultura, que también habemos extractores que desde el seno de la jungla sacamos oro de arte puro que dará más prestancia a nuestra Amazonía que el auge del jebe y la madera...”

Ec. ¿Artistas plásticos que más admira? “...Gaugin, Van Gogh y Cezanne, son los que representan la base de la moderna pintura, pudiéndoseles considerar el almácigo de todas las corrientes plásticas actuales. por todo ello son de mi predilección y trato de seguir sus influencias. Las nuevas corrientes, por no decir las modernísi- mas tendencias de la plástica, han llegado a desestimar arbitrariamente el imponderable medio de expresión -el dibujo- para sólo dar cabida al color. Yo comprendo que bien puede expresarse con el color, emociones y sentimientos sin llegar a la naturaleza misma de la forma, pero es inadmisible que se diga que el color no otorga forma alguna, y que lo que creemos ver como dibujo en ciertas composiciones de tipo no figurativo son sólo ritmos que se producen consciente o inconscientemente...”

‘Ahora, a manera de despedida quiero mencionar que este artículo ha tratado de aproximarse a una idea global acerca de obra de Victor Morey, destacando dos aspectos importantes que son su obra literaria con “El Motelo” y el diseño y ejecución del obelisco a Orellana. Sin embrago es en el tratamiento de la fisonomía donde he querido concluir, descubriendo el mensaje de toda su producción. El retrato y la caricatura es un tema que debe ser abar- cado con minuciosidad. Pero además en otros aspectos como el color, la síntesis, y su acercamiento a tendencias que como él mismo lo declara se siente seguidor de esta, como el post impresionismo de Van Gogh y los inicios del geometrismo y la abstracción insinuadas por Cezanne. Todavía hay mucho que estudiar sobre la obra de Victor Morey.