La COP20 y la adaptación al cambio climático

Autor: 
Gonzalo Tello

Una de las principales conclusiones en las investigaciones de Charles Darwin fue que “La especie que no se adapta a las variaciones de su ambiente, se extingue”

En ese sentido, acabo de observar el más reciente video publicitario de la próxima cumbre climática que se llevará a cabo en Lima en Diciembre, la COP20, a la que acudirán más de 15,000 delegados de 197 países, en el que varios personajes mediáticos se integran para transmitir el mensaje “Salvemos al planeta, unámonos a la lucha contra el cambio climático”, supongo dirigido a los 30 millones de ciudadanos del Perú, en el que se infiere patriótica y soñadoramente que el calentamiento global – producido principalmente por el incremento continuo e ininterrumpido de las emisiones de gases de efecto invernadero generados por combustión inducida por el Homo sapiens desde el inicio de la era industrial, cuya concentración en la atmósfera ya está sobrepasando las 400 ppm - es un proceso manejable, sin explicar realistamente a quienes escuchen el mensaje que el cambio climático ya es un proceso irreversible y que durará muchos siglos.

La referencia de salvar al planeta hecha por la propaganda no es más que una muestra de pobre manejo comunicacional respecto a la esencia de un mensaje. La realidad es que nosotros, los humanos y la biodiversidad, somos los que estamos en peligro de desaparecer pues los temidos + 2°c de incremento de la temperatura atmosférica promedio de la tierra estarán inevitablemente pronto entre nosotros.

La verdad es que al planeta no le pasaría absolutamente nada si desapareciera la raza humana de su superficie; nuestra nave seguirá en su rutina elíptico-gravitacional dando vueltas al ADN que quede para que brote la vida otra vez, hasta el fin del universo, estimado que podría suceder en 3,500 millones de años según Stephen Hawkins, excepto que se le cruce algún meteoro que la destruya.

Lo que se hubiera debido mencionar en un mensaje realista es “preparémonos para que en pocas décadas podamos sobrevivir la mayor cantidad posible de humanos y de la biodiversidad, y participemos activamente en una estrategia global de adaptación al cambio climático “

Dejando de lado el mensaje de marras, cabe mencionar que, históricamente, la Organización de las Naciones Unidas - ONU ha venido realizando varios foros llamados Conferencia de las Partes, las COP, con la finalidad de determinar el alcance y consecuencias del cambio climático así como las estrategias destinadas a mitigarlo, junto con recomendaciones para la adaptación de los humanos, teóricamente contando con la guía de informes sucesivos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC). Todo ello suena muy positivo, excepto por el hecho que, desde Kyoto hasta la presente, los más grandes contaminadores planetarios (orcos ambientales) siempre han estado poco interesados en efectivamente disminuir los niveles de combustión que acompañaron a cada uno de los procesos de desarrollo económico social en los países que dominan, induciendo subrepticiamente recomendaciones no vinculantes (de cumplimiento no obligatorio) en las cumbres climáticas, mientras el tiempo corre y el avance hacia el incremento de + 2 ° C se torna imparable.

La COP20, con un gasto de aproximadamente 80 millones de dólares para el Perú, también generará recomendaciones no vinculantes, las cuales alimentarán a la COP21 en París, para 2015; y este diletantismo es preocupante, pues la oportunidad cósmica para actuar cabal y radicalmente para poder adaptarnos al cambio climático está pasando bajo nuestros puentes del rio de la vida.

Por lo anterior, tercamente, luego de un objetivo análisis situacional, a lo largo de decenas de artículos y programas televisivos (Crónicas Ambientales Amazónicas) producidos durante los últimos diez años, se ha venido planteando la tesis que la única manera efectiva para que los humanos podamos adaptarnos al cambio climático es que, tan pronto sea posible, se decrete a nivel de las más altas instancias una Emergencia Ambiental Planetaria Precautoria, apelando al principio precautorio emanado de la ONU y a partir de ella, a cargo de un grupo consultivo de sabios lejanos de la codicia, empezar a tomar medidas concretas en forma draconiana, como en un estado de guerra, pero en paz…

En ninguno de los escenarios “pesimistas” de los informes generados por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático, que son los que se están produciendo, se menciona que la codicia del Homo sapiens es el elemento generador de la tragedia que atravesará la biota planetaria, de la cual formamos parte nosotros, los primates mal evolucionados, el único animal que tropieza dos veces en el mismo palo. Los indicadores de lo que se viene están hoy por todos lados, desde los efectos del huracán Katrina hasta la desaparición paulatina de las placas polares de Larsen y Ross así como el derretimiento de los glaciares cordilleranos, dando las clarinadas iniciales del congelamiento paulatino del hemisferio norte, con terribles tormentas heladas que paralizan las grandes capitales; asimismo, sequías en zonas altas en la sierra, incendios forestales, el anormal frio clima de Lima en noviembre; en la Amazonía, la alteración de la floración (fenología) de las plantas productoras de fruta, enormes crecientes y vaciantes de los ríos que se presentan cada pocos años en vez de tener ocurrencia multi-decadal, el inicio de la desertificación de las terrazas altas y zonas colinosas por profundización de las capas freáticas, y más.

Una de las primeras medidas que debería generar el hipotético grupo de sabios para la adaptación de los más vulnerables al cambio climático - los más pobres, claro - es hacer palpable la necesidad de hacer la campaña de difusión más grande de la historia como para, como en “crash course universal”, empezar a cambiar la mentalidad de los humanos actuales, cargando las mentes con un mayor nivel de educación ambiental, insuflando en las neuronas de la masa los principios y preceptos imprescindibles para que se pueda lograr un nivel mínimo de adaptación al proceso del calentamiento global

Una realidad palpable es que los pobres carecen de fondos para financiar proyectos de adaptación, por lo que cabría proponer el establecimiento de la ECOLOTERÍA GLOBAL ©, la más grande de la Historia, con la finalidad de recaudar fondos destinados al financiamiento de proyectos de adaptación al cambio climático en favor de los más vulnerables del planeta. No hay que olvidar que el Perú se halla entre los 4 países más vulnerables al cambio climático y que los cambios que están invadiendo a la Tierra impondrán nuevos paradigmas que durarán muchos siglos, indefectiblemente.

Como posibles acciones de adaptación al cambio climático se podrían citar, por ejemplo: en la Amazonía, un urgente ordenamiento ambiental y el desarrollo de una dinámica eco regionalización vía manejo integral de la cuenca; en ese ordenamiento el Estado debería definir cuanto antes los criterios de elegibilidad y términos de referencia estrictos para extranjeros que deberán evacuar sus países debido al cambio climático y que deseen migrar a la selva; la colonización ordenada por parte de ciudadanos adecuadamente preseleccionados y capacitados de las áreas que se estima fueron refugios de fauna del Pleistoceno, áreas que se convertirán en los últimos reductos de la humanidad, los paraísos del futuro, como lo son las cuencas de origen sur ecuatorial tributarias del Marañón; otra acción sería la forestación masiva con vegetales resistentes a las sequias en zonas que estarán desertificadas; establecer el manejo silvicultural – pesquero de la varzea o zona inundable amazónica; el rescate, la protección y manejo de abejas meliponitas antes que desaparezcan por depredación para extraer su miel; el manejo agrícola intensivo en barreales de ríos de agua blanca; establecimiento de nuevos sistemas de manejo agronómico de subsistencia que reduzca drásticamente el tradicional sistema de tumba y quema de bosques (IIAP ¿estás?); manejo integral de las 6 millones de hectáreas de aguajales, y muchos más temas que sería largo enumerar en un artículo como este.

 

ADENDA

Bioética y Medioambiente

 
La ECOLOTERIA GLOBAL se nutriría de dos fuentes:  en primer lugar,  de la idea solidaria que la compra de un ticket, que se podría adquirir de una máquina interconectada en cualquiera de las ciudades del planeta, ayudará a la adaptación al cambio climático de los más vulnerables así como la protección y  conservación de biodiversidad en peligro. En segundo lugar, la ECOLOTERIA GLOBAL se nutriría del interés de una enorme masa poblacional en obtener mediante sorteos periódicos serios y certificados, premios atractivos que podrían ir desde equipos de montañismo /camping, pasando por yates a velas, autos eléctricos, cabañas en sitios paradisiacos, cruceros / viajes a lo más atractivo de la naturaleza, un premio pecuniario importante, hasta viajes / tour al espacio…    
 

 

La ECOLOTERIA GLOBAL (o GLOBAL ECOLOTTO©) podría ser manejada por una Fundación Mundial o Directorio creada exprofeso en la que participen entidades sin fines de lucro como la Fundación Bill y Melinda Gates (ésta ya tiene la propuesta desde el 18 de Octubre), la Organización de las Naciones Unidas para el Clima,  la FAO, representantes de empresas solidarias y entidades que financien la ECOLOTERIA GLOBAL, un grupo colegiado de gobiernos seleccionados, las principales iglesias, la WWF, etc.

 
La administración estaría a cargo de un consorcio de especialistas seleccionados que manejan, desde hace mucho tiempo y con total cabalidad, diversas loterías importantes como lo son, por ejemplo, la española, la escocesa, y otras, cuya finalidad ha sido la filantropía.
 
Por la adaptación para arribar a un futuro digno y un ambiente aceptable para los más vulnerables al cambio climático. Por el fin de la farsa climática en manos de los orcos ambientales…
 
Soñar no cuesta nada…